Un mentiroso honesto, la historia del Sorprendente James Randi

Home/Cine, Cultura, Entretenimiento/Un mentiroso honesto, la historia del Sorprendente James Randi

Un mentiroso honesto, la historia del Sorprendente James Randi

No matter how smart or how well educated you are, you can be deceived

No importa qué tan inteligente eres o bien educado/a estás, puedes ser engañado/a.

– James Randi

La voz de Randi se escuchaba profunda en la sala de cine. Las palabras eran directas y claras. Una advertencia que podría resumir su carrera en unas cuantas frases: “Puedo engañarte. Y así como puedo hacerlo yo, pueden hacerlo otros. Y lo hacen.” Me acomodo en el asiento. Este se va a poner interesante, me digo a mí mismo, cuando se trata de Randi sabes que te vas a sorprender. No por nada le dicen amazing. Desde ahora les digo, queridos lectores, amazing se queda corto.

Cuando me enteré hace algunos meses que un par de directores indie estaban recolectando dinero para terminar su documental “Un mentiroso honesto” que narra la historia de James (el sorprendente) Randi, no dudé en poner mi granito de arena. Hoy, en el festival de cine de Tribeca, tuve la oportunidad de ver el documental terminado. No podría estar más satisfecho con el resultado. Esta es, por mucho, mi mejor recomendación en lo que va del año.

Ese de naranja es James Randi, junto con buena parte del equipo que participó en el documental, tras la proyección del mismo. El lector disculpará mis nulas habilidades fotográficas.

Ese de naranja es James Randi, junto con buena parte del equipo que participó en el documental, tras la proyección del mismo. Ustedes disculpen mis nulas habilidades fotográficas.

Pero, ¿quién es ese señor de barba larga, cejas despeinadas y mirada profunda? James Randi es nada más y nada menos que uno de los magos y escapistas más famosos de los últimos tiempos, sólo superado acaso por el mítico Houdini. Randi se hizo famoso por sus escapes imposibles y sus grandes habilidades como mago profesional. El eslógan de Randi solía ser: Si el humano lo puede construir, yo lo puedo destruir. Pero Randi no era como los otros magos. Desde muy temprano en su carrera se dio cuenta que la gente que lo veía en el escenario no podía distinguir que lo que hacía en realidad eran elaborados e ingeniosos trucos, no magia real. Así que iniciaba todos sus shows advirtiendo a los espectadores que lo que iban a presenciar no era más que un engaño. Con todo y advertencia, Randi siempre lograba engañarlos.

Sin embargo, Randi pronto se dio cuenta que los mismos trucos que todo buen mago conoce y maneja a la perfección eran utilizados por personas que se adjudicaban poderes sobrenaturales. Desde supuestos psíquicos y mediums hasta milagreros y adivinos del futuro, existe una legión de charlatanes dispuestos a engañar a la gente y ofrecerle falsas esperanzas a cambio de su dinero. Y la gente, por supuesto, se deja engañar. Así que Randi dio un paso más allá y dedicó sus notables habilidades a desenmascarar charlatanes. Seguramente en algún momento habrán escuchado de Uri Geller, un supuesto psíquico con la “capacidad” de doblar cucharas, mover objetos con la mente, entre otras cosas que él mismo se atribuía. La realidad es que las habilidades de Geller en el arte del engaño eran tan buenas como las del propio Randi. La diferencia es que Geller jamás aceptó que lo suyo eran trucos, decía tener poderes reales y gracias a su gran capacidad para convencer incautos logró obtener dinero, mucho dinero. Randi en repetidas ocasiones desenmacaró a Geller y reveló algunos de los trucos que usaba. Un episodio notable fue cuando Geller fue invitado al programa más popular de la época y puso a prueba sus “habilidades”. La prueba había sido preparada siguiendo los consejos que el mismo Randi le dio al conductor del programa, la única forma en que Geller podría haberla superado era con poderes psíquicos reales. Evidentemente, no pudo. A continuación un video con más detalles de la historia, incluído el ridículo de Geller en cadena nacional.

La lucha de Randi en contra de los mentirosos que usan trucos bastante mundanos y los quieren hacer pasar por “poderes sobrenaturales” lo ha llevado a crear una fundación. Dicha fundación ofrece un millón de dólares a cualquiera que logre demostrar que posee alguna clase de poder o conocimiento sobrenatural en condiciones controladas de laboratorio. A pesar de que ha habido varios aspirantes, hasta ahora nadie se ha ganado el premio. Así que la próxima vez que encuentren un charlatán, invítenlo a visitar la fundación de Randi.

Podría pasarme horas y horas contándoles sobre otras interesantes anécdotas, pero no quiero arruinarles la película. Sólo les diré que el documental nos cuenta no sólo las hazañas de Randi como mago, desenmascarador de charlatanes, y defensor del pensamiento crítico y el escepticismo, también nos muestra su lado más personal, que no deja de ser sorprendente. Con decirles que el final de la película me arrancó un par de lágrimas. Y a juzgar por la reacción de las personas a mi alrededor, no fui el único que se puso sentimental. Si quieren más información acerca de los lugares donde el documental será exhibido, así como la posibilidad de comprar su copia del mismo (DVD, blu-ray o descarga directa, yo ya compré la mía), visiten la web de “An honest liar“. Y si todavía no logro convencerlos, acá les dejo una probada de lo que verán.

About the Author:

Déjame un comentario, ¡es gratis!